LA NUTRICIÓN EN LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Nutricion y dieta en la EII

Monografía de la enfermedad de Crohn

 

Con el nombre de Enfermedad Inflamatoria Intestinal se conocen dos tipos de procesos inflamatorios crónicos del tracto gastrointestinal de etiología desconocida.

  • La enfermedad de Crohn, que puede afectar todo el tracto digestivo, desde la boca al ano, aunque se localiza preferentemente en el ileon terminal, colon y ano.
  • La colitis ulcerosa, que afecta fundamentalmente a recto y sigmoides pudiendo extenderse en sentido proximal y de forma continua al resto del colon.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad que puede afectar todo el tracto digestivo, aunque en la mayor parte de los casos afecta a la porción más baja del intestino delgado (el ileon) y menos frecuentemente el intestino grueso. En el 45% de los casos, la enfermedad se manifiesta en ambos intestinos.

La enfermedad de Crohn afecta a todas las capas de tejido que constituyen la pared del intestino y produce inflamaciones y constricciones intestinales que dificultan el paso de los alimentos. La enfermedad se caracteriza por dolor abdominal, diarrea, pérdida de peso, fatiga, hemorragias, fiebre y malestar general. Estos síntomas pueden ser moderados o intensos según la actividad de la enfermedad. Cuando la enfermedad se encuentra en una fase de remisión, los síntomas son leves o moderados, pero se agravan notablemente cuando se produce un brote

A diferencia de la enfermedad de Crohn, en la colitis ulcerosa sólo está afectada la porción terminal del intestino grueso siendo variable el grado de intensidad en el que se presenta la enfermedad. Según se localice se hable de proctitis (inflamación del recto), colitis distal (que afecta al recto y colon sigmoide) o colitis diseminada, cuando se encuentra afectado todo el intestino grueso. La colitis ulcerosa solo afecta a las capas superficiales de la pared intestinal.

Los síntomas de la colitis ulcerosa son parecidos a los de la enfermedad de Crohn, aunque en este caso las colitis y hemorragias son más frecuentes.

El tratamiento farmacológico de ambas enfermedades es parecido, al igual que los consejos dietéticos

Importancia de la nutrición en la enfermedad inflamatoria intestinal.

En la enfermedad de Crohn todo el tracto digestivo puede estar afectado y, por lo tanto, es necesario prestar especial atención a la alimentación. Como el intestino delgado suele estar afectado, es muy probable que su capacidad de absorción de macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y lípidos) y de micronutrientes (vitaminas y minerales) se encuentre disminuída. Esta disfunción puede ocasionar graves problemas causados por la desnutrición. Además, las frecuentes diarreas originan una pérdida de fluídos y minerales con el consiguiente desesquilibrio electrolítico y deficits de vitaminas y otros nutrientes esenciales.

Aunque en la colitis ulcerosa, la capacidad de absorción de nutrientes está menos afectada, a veces la diarrea es tan severa que el tránsito intestinal se hace tan rápido que la absorción de nutrientes es incompleta. Por otra parte, en la colitis ulcerosa las hemorragias son más frecuentes, lo que se traduce en una anemia ferropénica. También se producen pérdidas de fluídos y deficits de vitaminas.

PRINCIPIOS DE LA ALIMENTACION EN LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Antes de enunciar estos principios es necesario que el paciente comprenda porqué algunos alimentos son beneficiosos para su enfermedad, mientras que otros son perjudiciales. También deberá aprender a elegir cuales son los mejores para el ya que no todos los sujetos se comportan igual y algunos alimentos que son inocuos para unos enfermos pueden ser mal tolerados por otros.

CLASIFICACION DE LOS ALIMENTOS SEGÚN SU TOLERANCIA EN LOS PACIENTES CON ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

La tabla de alimentos que aparece más abajo está basada en los efectos que producen dichos alimentos en la mayoría de los pacientes y sirve como orientación.

Alimentos frescos y congelados

Alimentos que suelen tolerarse bien

Alimentos que debe probar tolerancia

Alimentos que no suelen tolerarse bien

Verduras

Espárragos, boniatos, endivias, calabaza

Ensalada, verduras frescas, acelgas, repollo, ajo, alcachofa, apio, berenjenas, espinacas, judías verdes, pepino, remolacha, tomate, zanahoria, champiñón, setas

Cebolla, coles, coliflor, pimientos, puerros, rábanos

Legumbres

Patatas cocidas   Guisantes, lentejas, habas, garbanzos, habichuelas, judías, patatas fritas

Farináceos

Arroz, pastas Pan integral, galletas Centeno, pan muy fresco

Frutas

Manzanas, carne de membrillo, plátano.  Mermeladas de manzana, pera, plátano, limón, zanahoria Piña, aceitunas, chirimoya, fresa, pera, dátil, uva, sandía, naranja

A lbaricoque, melocotón, ciruelas, cerezas, higos, melón

Frutos secos

  Almendras, avellanas

Cacahuetes, coco

Huevos,
leche y
derivados

 

Leche desnatada, queso poco graso, requesón, yogurt.  Huevos pasados por agua o revueltos.  Tortilla

Leche entera, queso graso, huevos duros o fritos, manteca, mantequilla

Pescados y Mariscos

Besugo, bonito, gallo, lenguado, merluza, mero, rape, salmonete, a la plancha, a la romana o al horno

Bacalao, truchas, gambas.  Sopa de almejas, maricos o pescados

Pescado azul frito o en aceite

Carnes rojas(1)

Vaca o ternera, lengua, corazón Jamón serrano o cocido Tocino, carnes grasas (cerdo, cordero, pato) y fritas. Embutidos, sesos, callos, pollo frito

Postres

Dulces con poca grasa, merengue, azúcar, miel, caramelos Bizcochos con poca grasa, flan casero Dulces con nata o crema, churros, mantecados, helados

Bebidas

Manzanilla, tila, zumos de naranja y manzana Cerveza, vino tinto, sidra, anís, té.  Zumo de pera, piña, uva, limón y naranja

Vino blanco, coñac, zumo de melocotón y albaricoque, café, chocolate, cacao

Condimentos

Sal, perejil, laurel, albahaca, tomillo, poco ajo Nuez moscada, curry Pimienta, pimentón, guindilla, mostaza

Salsas

    Mayonesa, aceites, salsas picantes

También es importante que el paciente sepa como debe preparar sus alimentos. Por ejemplo, aunque la fibra es buena para la enfermedad inflamatoria del intestino, algunas fibras son demasiado difíciles de digerir o demasiado voluminosas para un intestino inflamado o estenosado

Las fibras solubles son aquellas que se disuelven en agua y, por tanto, son invisibles a simple vista. Este tipo de fibra es muy beneficiosa para los enfermos con enfermedad inflamatoria del intestino por formar geles con el agua que ralentizan el movimiento de los alimentos en el intestino. Estos es particularmente importante en la colitis ulcerativa, de una parte porque el paciente pierde menos fluídos y por otra, porque al estar más tiempo en el intestino la absorción de nutrientes puede ser mayor. Las pectinas y las gomas son ejemplos de fibras solubles que tienen una gran capacidad para absorber el agua.

Las fibras insolubles permanecen como tales en el intestino y producen un aumento del peristaltismo intestinal. No forman geles sino que aumentan el volumen de los desechos digestivos y aceleran el tránsito. En consecuencia son irritante para la pared intestinal y provocan un aumento de la diarrea. Algunas de estas fibras son la célulosa y la lignina presentes en los pellejos de algunos cereales, las pieles de las frutas, hojas de algunas verduras, etc.

 

 

RECETAS PARA PACIENTES CON ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Sopa de zanahoria y espinacas con pasta
Sopa de patata y zanahoria Sopa de espinacas con huevo
Sopa de pollo con fideos Sopa de tomate con arroz

 

 

Subir un nivelMapa de esta Web